viernes, 28 de mayo de 2010

Reuniones Bicentenarias

Es obvio que seguramente el hábito de reunirse debe venir de muy lejos, desde cuando se reunían en las cavernas a discutir las cosas propias de la tribu y de la dulce convivencia a garrotazos.
Ahora, con tanto bicentenario dando vueltas, la costumbre vernácula de la reunión parece que viene, por lo menos, desde el momento en que todos fueron a la Plaza, paraguas en mano, queriendo saber de qué se trataba la cosa.

Por comentarios surgidos de post anteriores, veo que varios profesionales independientes, sufren con creces el hábito ancestral de la reunión.


"Tenes un ratito que nos reunimos y te cuento?"

Y tras la propuesta de reunirnos vaya a saber para qué, vienen las frases aliviadoras que son mentiras piadosas pronunciadas sin que se les mueva un músculo de la cara, con la fuerte convicción de que uno terminará creyéndolas.

"Vas a ver, no va a ser más de media hora...." : si mi angelito, pero la reunión es en Microcentro a las diez de la mañana con lo cual tu aclaración me exaspera aún más porque para una reunioncita de media hora -en el mejor de los casos que lo cumplas- tengo que viajar dos horas y media en el peor momento de la mañana. Por favor, pensate algo interesante, al menos!

"Tenemos que ver un par de temitas": No me mientas Roberto, no mientas. En veinte años de carrera, si armaste una reunión en tu oficina, es para exprimirme el cerebro y órganos lindantes, con una lista interminable de temas, que concatenás unos con otros con una habilidad envidiable. Abrís dieciocho cursos de acción que vas a analizar uno a uno y no me vas a liberar hasta que terminemos de ver todos y cada uno de ellos. ¡Liberen a Willy!

"Te tengo que presentar a mi socio": Versión light de lo que debiera ser "Mi socio te va a sacar una radiografia exhaustiva de tu persona y de tus conocimientos, te va a comparar con su contador/equipo contable y va a tratar de reducir  tu presupuesto de honorarios al tercio".  Eso si, al menos, esta mesa examinadora te sirve un cafecito, o al menos te lo ofrece, muchas veces esperando que digas que no....
Version hard 2.0: La reunión es para avisarte que como el socio pone la plata, el socio pone el contador.
Pero Roberto, para eso me haces venir? Avisame por telófono y te mando los papeles por un remise, cariñññño, el tiempo es fugaz! (...entonces no me lo hagas perder con alguien que no va a ser mi cliente, please!).

"Es que hay mucho temas que tenemos pendientes...." Típica reunión "reprocheitor en cadena". Van a empezar de 1816 para acá, a recordarte hasta el día que presentaste el IVA con cinco centavos de diferencia... EN CONTRA DE LA EMPRESA!.
Antes de ir a esas reuniones, más vale pasar por tu farmacia amiga y comprar tapones para los oídos.... y ver como se mueve solamente la boca sin escuchar el vómito descalificante. Ah... a qué viene la reunión? Y 99%  a que están ajustando números, y en vez de decirte si les podés bajar el abono, te lanzan una catarata de situaciones para que te sientas culpable y les regales el trabajo por 6 meses. Espera sentado, Roberto! Next!

"Tenemos un par de ideas que te queremos comentar"
Y creo que esta es la más sufrida por cualquier tipo de profesional independiente. Cataratas, torbellinos de ideas (que más que ideas son "ideotas") que surgen de estas mentes privilegiadas. Mentes que a falta de amigos/socios/empleados de confianza/familiares para pagarles un café y comentarle este tipo de cosas, o bien un psicólogo que los oriente sobre la diferencia existente entre el universo de fantasía que montan y la cruel realidad: qué hacen? recurren al contador. Qué ideota genial!

Los dejo, no puedo seguir porque me tengo que ir a una reunión super interesante por un proyecto millonario en Australia donde necesitan un contador experimentado en la cria de cangrejos en las barreras de coral.
Bueno, pasado un par de cafés, va a ser un monotributista que vende peceras en Mataderos.

16 comentarios:

Verónica Molina dijo...

Hace tiempo que sospecho que cada vez que voy a una reunión, invierto varias cosas en el camino:
-el tiempo de ir y venir (movilizarse en Buenos Aires no es tan sencillo),
-el tiempo de espera (casi nadie llega en horario, es inevitable: sé que voy a pasar de quince minutos a media hora hablando de bueyes perdidos con algún otro infelí que también llegó puntual a la reunión, esperando al resto de la farándula),
-la capacidad de ignorar las tremendas gansadas que se escuchan (nadie lleva algo preparado, un documento para analizar, un laburo hecho: todo es una trama espantosa de "brainstorming" en la que, invariablemente, se dicen tonterías muy creativas, pero que son parte de un laburito que se debería haber hecho ANTES de reunirnos todos).
-el montón de laburo para hacer... que ya me imaginaba desde antes de llegar a la mismísima reunión. Y que encima tendré que finiquitar en los ratos perdidos entre esta reunión y todas las siguientes con grupetes similares.
Si toda esta gente laburara en serio, poniendo los deditos en la PC de vez en cuando, no tendría tiempo para reunirse tanto, no? Por eso trato de asistir a pocas reuniones, vio? Gano en salút mental, ya que, total, voy a tener que laburar igual... ;-)
Buenísimo post. Es así como usted lo cuenta, Caffe! "La única verdát es la realidát" (frase que dijo primero que nadie Aristóteles, recordemos, no es de Perón. Porque los griegos lo inventaron todo: esas reuniones sí que fueron valiosas en serio). ;-)

Milenius dijo...

Puf. Por suerte no tengo muchas reuniones, porque con sólo leer este post me cansé de ir al centro y escuchar pavadas. Pero de las pocas que tengo, cuento con los dedos de una mano (y me sobran dos o tres dedos) las que son fructíferas. Lo que hago con un texto puedo explicártelo por teléfono, y ni siquiera eso hace falta: con que me mandes un mail y me lo preguntes, suficiente (encima, como ya conté alguna vez, me taro y me pongo colorada, puaj). Pero a veces tengo que comprender que quieran verme la cara (¿tendrán temor de que sea una plagiadora serial?).
Besos, excelente post. Como siempre, me hiciste reír muchísimo.

Ana Fabio dijo...

Parece que, para ser un empresario exitoso hoy dìa, la idea es trabajar poco y tener una vida social agotadora;" hoy me reùno con mi contador para dar forma a un nuevo proyecto, mañana me reuno con mi abogado para estudiar el aspecto legal, pasado tengo que encontrarme con el arquitecto que reformarà la oficina, socios, inversionistas,etc.etc.etc" una agenda realmente completa de la cual seguramente no se concretarà nada o a lo sumo el 10% pero queda TAN GLAMOROSO !! Tambièn por eso las reuniones se organizan en lugares pùblicos, para que al tipo se vea como un gran ejecutivo en reuniòn de negocios. Es parte del marketing, hay que vender imagen. Y bueno hay que adaptarse a todo, tomarse la pastilla contra el aburrimiento y asistir a las reuniones que sean necesarias para conservar la clientela.

Flor dijo...

Justo, justo venía a invitarte a una reunión.
La mía es de otro tipo pero, visto lo visto, mejor no digo nada.

Conta Dora dijo...

Justo acabo de venir de la Reunión Zonal del CPCE... lo bueno: el café y el almuerzo.
Las reuniones son para perder tiempo, es cierto!

Besos!

Boromira dijo...

Las reuniones son un garron......... durante mis años tiernos ( inicios profesionales) andaba con mi valijita de aca para alla, poniendome negra de tanto café y con una gastritis que no te explico, en vez de ... " de boliche en boliche .... " como dice el tema era de gastritis en gastritis escuchando miles de cosas que no venian al caso, pero no debo renegar de ello, gracia a Dió el pasado ya pasó y hoy si bien cada tanto no me queda otra que aceptar el cafecito, aprendí que la lágrima es fina y recatada y sobre todo no me da acidez, esa se la dejo reservada para mi cliente ....

nadasepierde dijo...

Jaaa! muy bueno tu análisis...me hace pensar en cuan afortunada soy, porque ya no tengo mas reuniones de esas, donde tuve que escuchar cada gansada!!!! y uno lo único que quiere es irse, mientras piensa que es un castigo que no merece sufrir.

Lo tuyo es un apostolado! y obvio que tenes que ir con cara de como me interesa lo que me contás. Odio a los que presionan con un competidor para forzarte bajar los honorarios, se que es la ley del mercado, pero me parece juego sucio, muy de los Robertos. Supongo que habrá maneras mas éticas de convenir un descuento, llegado el caso.

un beso y buen inicio de semana.

Marcelo Cafferata dijo...

GRACIAS A TODOS POR LOS COMENTARIOS!
Creo que me divierto mucho escribiendo, pero sin dudas, me rio a carcajadas con los comentarios que se generan.
Todos y cada uno de uds. son una gran compañía y precisamente en los comentarios de hoy hay una sintonía que disfruto enormemente.
Y veo que hay material para rato con el tema de las reuniones, que cualquier profesional ha tenido que soportar a lo largo de su carrera.
Asi que prontito, seguimos charlando de esto.
Tomaremos cafecito juntos, pero al menos para divertirnos, no para soportar discursos vacíos llenos de ideas geniales que jamas en la vida se llevaran a cabo.
No jodas, Roberrrrrrrrrrto, prefiero mirarme una peli antes que aguantar tu cháchara.

vesperLind dijo...

http://loqueocurresesloqueconviene.blogspot.com

Leeme por favorrrrrrrrrrr! soy nueva en el blog y necesito opiniones

Milenius dijo...

Caferatta: Este Roberto te tiene muy a maltraer...

Elisa007_ Estrellandose contra el mundo que la rodea dijo...

Sin dudas las Reuniones a eces sn al dope....
Ahora. estem, deberiamos reunirnos para....... es que necesito un poco de asesoramiento...... porque el conserje de mi amiga tiene un hijo contador y le dijo............ en fin no te va a levar mas de dos minutitos que se yo t espero?
http://manualcotidiano.blogspot.com/
Saludos y se lo extraña por los pagos

Cdra Janet Deguer dijo...

Cuanta verdad colega Cafferata!, que genial como me hacen divetir tus relatos, tenes ese don de volcar en un papel toooooooooodo cuanto hemos vivido ejerciendo esta profesion.Como me hiciste acordar de mis tiernos comienzos,y reirme , ... cuanta reunion al dope!, cuanto cafeeeeeeeeeeeee,cuanto charlatan suelto Diossssssssssssss ...y como tan sabiamente publicaste en los parrafos finales
...cuantos proyectos ambiciosos de "criadero de cangregos en Australia,...y despues , despues fueron ese MDFK (ahh por si no entendes , te "traduzco"...es que tengo una hija adolescente y uno de 12 que aspira a ese puesto, mientras yo termino de ponerme a tiro,porque sino estoy al horno!!...Ahhh es MOTHER FUCKER...PERO SHHHHHHHH, digalo en voz bajita o con las siglas , tambien tengo el WTFK ó QUE JORAKA ES ESO???? WHAT A FUCK???, bueee entre clientes e hijos adolescentes mentalemente colonizados por el fucking capitalismo , no se como terminara mi cabeza...),uyyyyy en que estabamos , ahhhhhh ,si si en ese que monotributista que vende peceras en Matadero!!!.
Felicitaciones colega realmente lo que Ud. hace es B R I L L A N TEEEEEEEEEEE!!!!
con la gota exacta de humor.
Y yo sigo escuchando a Tato (estaré enloqueciendo ????)...en fin!!!
Vermouth con Papas Fritas y gooooood show!!!

leonel scarafía dijo...

Marcelo, cuanto verdad publicada en este blog, y encima con el tema de las reuniones que es especialmente irritante.
Permitime también hacer un poquito de catarsis, además de la del psicólogo, pero por favor basta!! Déjennos un poquito tranquilos, algunos hasta desarrollamos una habilidad para esquivarlas, recurrir a viajes inexistentes, presentaciones inexistentes, compromisos familiares.
Y los que te la disfrazan de una pequeña consulta? y terminan diciéndote que le hagas el cálculo del costo impositivo del funcionamiento de un hotel o un asilo o un restaurante, por que heredaron un propiedad, y los tres comparados no, para ver cual conviene más. Y ya que estamos también el costo laboral, - ah, uds. lo que quiere es analizar la viabilidad, un plan de negocios, resp.: no, no decimelo aproximadamente, ¡no quiero encargar un trabajo tan grande! Si ni siquiera estoy seguro si voy a hacer algo.
Y la de los reproches! Y que buena memoria que tiene la gente para acordarse de los errores de los demás, no se les pasa una, algunos creo que siguen de clientes únicamente para esperar una nueva oportunidad de quejarse por alguna metida de pata del pasado.
Inevitablemente nos vamos hacia el tema de los honorarios, por qué a nadie se le ocurre pensar que cobramos por nuestro tiempo en las reuniones, menos si son para futuros proyectos o gente que a lo mejor va a ser clientes nuestros, si total nosotros estudiamos para eso, es nuestro servicio a la humanidad.

Sil dijo...

Odio las reuniones porque yo soy la que sirve el café.

Anónimo dijo...

Estimado Colega, lamentablemente recien hoy descubro tu blog. Quiero decirte sinceramente que sos un capo de los que no hay, no solo porque reflejas al 110% las realidades diarias de esta profesion si no tambien porque me cago de risa de la forma en que lo contas.
Gracias por hacerme reir en medio del quilombo de papeles que tengo en la oficina.
Saludos

Marcelo Cafferata dijo...

Anonimo: Que lastima que no pudiste dejar tu nombre para que la comunicacion sea mas calida.
No sabes lo reconfortante que es recibir comentarios como el tuyo.
Hace un tiempito que el blog esta creciendo, que hay un ida y vuelta y poder reinos de lo mismo y desdramatizar la vida entre los papeles creo que es sumamente saludable.
Ojala te enganches con los post nuevos y podamos seguir comentando sobre las delicias de la vida del profesional independiente!
Gracias de corazon por acercarte y dejar el comentario.