martes, 15 de junio de 2010

Alan se hace señorito

Cuenta la leyenda que en épocas donde es necesario facturar un poco más sin pasarse demasiado de categoría o bien cuando hay que transferir bienes a nombre de otras personas, aparece por la vida de los contribuyentes la adorable figura de abuelita fiscal: una señora que por la cantidad de años con la que cuenta en su haber, es totalmente inimputable y fácilmente manejable para hacerle firmar lo que sea necesario. Sencillamente adorable.

En la otra punta de la piràmide impositiva: los continuadores naturales de la explotación comercial paterna / materna. Quiero creer que les pasará también a los escribanos, a los abogados y quizás a algunos médicos según la especialidad.
Aparece frecuentemente el caso del adolescente tardío que reniega con todo el esfuerzo que le es posible, de transformarse en adulto joven a pesar de que sus padres lo traen arrastrando a la oficina para que se haga hombrecito y debute impositivamente. Él, por su parte, no tiene ni el más mínimo interes de moverse de su casa.

"El" Alan es el tipico muchachito de 18 años que terminado el secundario se ha tomado un (dos, tres) año sabático para pensar lo que tiene ganas de hacer. Y mientras piensa cuál es la carrera que tenga todas las materias que le gusten -porque Alan no quiere perder su tiempo estudiando materias de "relleno" que hay en muchas carreras tradicionales-, se levanta cerca del mediodía cuando la Mamucha le lleva el desayuno a la cama con sus galletotas preferidas.
Su tarde se dirime entre chatear con sus amigos mientras no desconecta ni por una micromilésima de segundo su mp3; mirar un rato la tele y jugar en red en el Cyber con los ex compañeros del Cole.

Sabemos que el Sr. Roberto necesita hacer algunos movimientos contables. Allí surge como posibilidad armar una S.R.L., una S.A. y mientras explicamos las ventajas y desventajas de cada una de ellas aparece como una gracia divina la pregunta de rigor "Y si lo anotamos al Alan?".

Citamos al grupo familiar (casi como si fuésemos a hacer terapia) a las 10 de la mañana para tocar algunos temas y arrancar con las inscripciones en AFIP.
Mezcla de Emo, Flogger y el tio Cosa de los Locos Addams, detrás de una mata de pelo y como si hace quince minutos lo hubiesen pasado a buscar por la puerta de un boliche de Palermo Soho, aparece lo que nuestros propios clientes nos presentan como su hijo.

Vienen presentados en varios modelos:
a - con/sin piercing: dentro modelo "con" se me hace casi imposible hablar con el Alan que tiene una tacha en la lengua, sin que la mia este jugueteando contra mis dientes sufriendo de solo pensar que en cualquier momento se engancha la lengua con un clip del escritorio!
b - mascando/sin mascar chicle: dentro del modelo que si masca, opción con globo/sin globo. Es sumamente gratificante ver que cada una de las explicaciones que le damos al Alan finaliza en una explosión contundente como si nos aplaudiera el conocimiento con su goma de mascar.
c - hablador/farfullador: sólo tuve una vez el honor de que me tocase uno del tipo hablador. El resto: farfullan, rumian las frases como si tuviese al demonio de Tasmania charlándome en el escritorio. Vienen sin subtitulos y no les entiendo absolutamente nada. Generalmente, en una muestra de solidaridad, la familia oficia de traductor por ser conocedores del dialecto interpersonal.

Por más que uno se mate en explicarle al Alan qué será de su vida contable - impositiva de ahora en más, a esta hora de la mañana, faltan como dos o tres horas para que Alan se despierte. Su único movimiento perceptible tras el batido de pelos es un movimiento de cabeza como asintiendo. Al rato me doy cuenta (cuando paré de hablar) que la cabeza sigue el ritmo del Ipod y no de mi explicación contable.

Apenas traspasen mi oficina y se dirijan a la AFIP, el Alan pasará a tener a su nombre,  el negocio que van a abrir el mes que viene: una especie de sucursal de lo que tienen los padres en otro barrio. Por favor, no hagan la típica pregunta "De dónde saca el Alan la plata para ponerse un local?", remitanse sencillamente al primer párrafo, el de la abuelita fiscal.


Pregunta ingenua: "El negocio va a tener empleados?"  "Hay que anotarlo como empleador?"

El padre, mezcla de resignación y furioso optimismo me dice "No, justamente lo abrimos para que el Alan lo atienda, para que se vaya haciendo de sus propios pesos y que lo vaya sacando adelante"

Roberrrrto de mi corazón, a menos que le pongas un cyber o una explotacion comercial que le permita abrir solamente por la tarde, con sólo verlo al Alan percibo que cualquier cosa que emprenda Alancito,  está a medio paso del peñasco, de arrojar al vacio los pocos/muchos pesos que inviertan en la humilde explotacion comercial porque si hay algo que no tiene el muchacho es pasta de entrepreneur.

Mientras los padres me cuentan los proyectos para el nuevo emprendimiento, Alan sigue conectado a su nube personal. Aparece la palabra "emancipación" y como si le hubiese enviado una corriente catódica, el Alan abre los ojos en el preciso instante que la pronuncio, como dándome esperanzas de que algo entiende.
Pero luego, cuando llame casi todos los días preguntando desde lo más básico hasta lo más ocurrente, nos daremos cuenta que el nuevo cliente es todo un mundo de pedagogía por desarrollar.

Bienvenido al Universo Contable, Alancito, ya te hiciste señorito!
 

24 comentarios:

Lucifer dijo...

Sencillamente GENIAL!!! Y si no fuese tan cierto, hasta pensaría que está sacado de un libro raro...

Ana Fabio dijo...

La Afip fomenta más el tener una familia numerosa que la asignación universal por hijo, jajajajajaaaaajja..

Winter dijo...

Juás, juás y juás! Con este post, te recibiste de amado líder. Absolutamente representativo de nuestras desgraciadas circunstancias.
Desde hoy sos un ícono!
Y lograste hacerme sentir menos sola. En el estudio ya le están tomando el gustito a tu blog.
Un abrazo, colega.

PAOLA dijo...

ES TAL CUAL..!!!! GENIAL EL RELATO..!!!

Alicia dijo...

¡Qué lindo contribuir a la crianza de un Alan desde chiquito! :-P
Besos

Marcelo Cafferata dijo...

Gracias a Paola y a Lucifer que creo que son nuevos por estos lares. Sumamente bienvenidos!

Viste Alicia? La crianza impositiva tambien es posible: ahora que está tan en boga esto de la adopcion, yo soy un padre soltero adoptando "Alancitos" con todo mi cariño y pedagogia contable.
Hay que tenerle mas aguante que a los hijos propios, vio?

Winter: que no se corte esto de que en el estudio le tomen en gusto al Blog. Difundalo nomas colega! Gracias por compartir el sentido del humor.

Marcelo Cafferata dijo...

Dra Favio: La AFIP fomenta que seamos todos una gran familia, hermanados por lazos que sólo algunos logran explicar.
Lazos tan intrincados como el consumido, las deducciones especiales y la justificacion de los movimientos bancarios.
"Pero porque no puede una tia mia que me quiere mucho depositarme parte de su jubilacion en mi cuenta? Porque me lo tienen que tomar como un ingreso? eh?"

Verónica Molina dijo...

Jaaaa! Por Dios, Alan es un desierto de ideas y energía... pero, encima, munido de todo el patrimonio familiar! Qué lennnda combinación! Explosiva, sobre todo. Y a vos te toca enseñarle "esas cosas de la vida contable" que todo hombrecito debe saber? Aynó, nonononó, supongo que ESE SABER tiene implícito un ABONO extra, no? Que por supuesto pagará Roberto, no me cabe ninguna duda...

Y lo más triste es que a los cuarenta años Alan será el mismo nabo de siempre, pero con veinte kilos más y el mismo peinado flogger que le quedará definitivamente cual patada en el traste, tendrá una mujer que se va a gastar el patrimonio de Roberto en mil cuotas con intereses, y un Alancito que será otro bomboncito cliente de tu estudio, por supuesto! Midió, espero que estés pensando en jubilarte más bien antes que después para poner un bar en la playa. Porrr favorrrr...

Marcelo Cafferata dijo...

Molina: Impecablemente genial su comentario!
Yo ya le dije al Alan como CUIDARSE (de los Organismo de contralor) como HACERSE RESPETAR (con los proveedores) y que en el fondo si le hace a alguien la boleta, que lo haga por amor no al primero que se le cruce en el camino.
Alan, no es cosa de darle tu talonario a cualquier chiruzita mi chielo....

Gabriela dijo...

JuaZZZZZZZZZ!!!! Cafferata... debo decir que su post está impecable! Como me reí!!!!! Después de soltar una buenas carcajadas me encuentro conel Comentario de la Molina.... nanannana...
No tengo la más mínima habilidad para dejar un comentario a la altura de lo que escriben uds. dos...
Me limito a decir que me gustó muchísimo!

Verónica Molina dijo...

Gaby, no me hagás poner colorado el teclado, querés? Es que yo hago catarsis con Caffe, pero esto es así, acá en su blog él acepta todo tipo de confesiones, es como una especie de sacerdote contable: sus clientes le han dicho cada barbaridát, que el pobre hombre ya no se despeina por lo que pueda leer acá. Entonces hay que aprovechar y zamparle todas las inquietudes u opiniones que tengamos sobre los Alan que hay en nuestra vida, ponele. O las abuelitas fiscales. O los Mr. Singer.
No te prives, Gaby, no te prives, es un excelente entretenimiento! =)

vesperLind dijo...

Marce, eso es lo tuyo : Pone una Clinica contable de fertilización impositiva!
Traiga a su hijo emo/flogger o lo que le haya salido y llevese un sujeto de derecho listo para adquirir derechos y contraer obligaciones .....Genialllllllllllllll!

Marcelo Cafferata dijo...

Vesper: No me habia dado cuenta que lo mio es la fertilizacion in libros (contables, digo).
Eso si, en la oficina de al lado tendriamos que poner un FASHION EMERGENCY o algo asi.

Fase I: el emo/flogger viene con su cordon umbilical (lease IPOD, MP3 u objeto similar), le cortamos el cordon y saca clave fiscal. Hacemos tramites por internet y pasamos a fase II.

Fase II: un equipo al mejor estilo Fashion Emergency o esos programas de venga hecho un desastre y salga como si fuese decente, lo "emperifolla" como para que cuando abra el local, punto de venta, empresa/empresita o explotacion comercial se parezca lo mas posible a una persona de derecho y no al tio Cosa.

Ampliaremos con las promociones del estilo: 2 por 1. Traiga al emo y a su hermana y le sacamos la parejita contable.
Miercoles Mujer: traiga a la Emo que en casa no le hace ni las camas y la sacamos pequeña contribuyente.
Y sigue la lista....

Marcelo Cafferata dijo...

Gaby: animese a ampliar, mi querida. Ud. sabe que a la Molina no le llegamos ni a los talones, pero dale, hagamos el intento, muchacha!
Besos, gracias por comentar. Y obviamente, Molina, abierto a todas las inquietudes. Bueno, abierto suena medio fuerte, digamos....

Conta Dora dijo...

Alan va a poner el nombre nomás... ahora los padres van a tener que repartirse entre la nueva sucursal y la vieja, y Alan solo se preocupará por el flujo de efectivo!

Besos!

Elisa007_ Estrellandose contra el mundo que la rodea dijo...

Hay por dios estoy que no paro de reirme......... (gracias por hacerme reir en este momento) Tuve en una epoca a una Alancito, bah este se llamaba kevin y los padres le habian puesto un negocio de ropita de la salada. yo era la encargada, su mano derecha, su segunda mama (si a veces me mandaba a comprale la cindor con las pepas "pelotudon"). Pobre bobito, la noviecita lo dejo en pelotas despues de los implantes...... son cosas que pasan

vesperLind dijo...

Caffe, cuando quieras cambio de rubro y organizo el How do I look? impositivo contable...........
nos volvemos ricosss! quien no tiene un emo/flogger/rolinga en casa a punto de perderse????
Espectacular el post!!!!

nadasepierde dijo...

jajaj me mató eso de que la cabeza seguia el ritmo del ipod y no de tu explicación!

quiero ser optimista y pensar que con los años (12 tal vez???) Alan va a llegar a la mayoría de edad (mental, no la que dice su emancipación precoz) y si le quedó algo de negocio, todavía, puede ser que lo mantenga y le meta dos ideas buenas. Soy muy optimista? Y Roberto va a estar felizzzzzzzzzzzzzzzzz.
Genial!!!
un beso

Flor dijo...

Marce, al igual que Higuaín, sos un moooostroooo!!!

Voy a formar un club de fans.

Milenius dijo...

Adhiero al genial comentario de Vesperlind: lo de la clínica de fertilización: eso es lo suyo, Caferatta, métale nomás, que el negocio florece.

(yo trabajo con un Alancito, ¿sabías? que apenas si sabe usar el teclado, pero los papis lo valoran como si fuera Ítalo Calvino...)

Genial, Marce, genial. Lo tuyo es vocación de santo...

¡Besos!

La Pé dijo...

Ay PorDió! Todos los alanes son iguales???? Porque yo tenia la esperanza que los Alanes que han venido acá creyéndose The King's of the world, cual Leo Di Caprio en la proa del Titanic, porque los iban a emancipar... y ellos chochos como si eso los convirtiera en lo mejor del mundo, y yo (que nunca voy a ir al cielo porque soy muy mala)siempre les largo, si, está bueno, además ahora ya se desligan de la obligación de mantenerte... Se les transforma la cara y hasta se les acomodan esos pelos flogger/emo/punk.
Estaremos viejos o es cierto que antes los adolescentes no eran tan idiotas?

Verónica Molina dijo...

JAAAA! Me encantó la pregunta de La Pé: "¿no es cierto que los adolescentes de antes no eran tan idiotas?".

Yo creo que no NOS DEJABAN ser tan idiotas, Pé. Pero si resulta que eras, eras, bué, qué le iban a hacer, los viejos se resignaban, pero eso de la "estimulación temprana" de todo, hasta de la idiotez precoz de Alan, es como nuevo, viste?

Milenius dijo...

Sólo paso para decir: ¡Feliz día del padre!

Que la pases muy pero muy bien.

Besos.

Paula dijo...

Jajajajaajajajaa!!!!
En verdad que no entiendo tampoco el idioma de muchos "Alan" que merodean en mi vida, y he visto muchas "abuelitas fiscales" en las esferas más elevadas que hacen que me pregunte: por qué salí derecha???!!!

Muy bueno Marce, jajajaa!!!

Besote!!!!