lunes, 25 de abril de 2011

Ladran Sancho....

De diversas maneras me llegó una noticia muy pero muy triste.

Una de las personas que tuve el placer de conocer a través de este blog, que es como el paradigma de una incansable "laburante" para promover, difundir, hacer crecer y honrar a nuestra profesión, fue separada de su cargo dentro del Consejo Profesional de Ciencias Económicas.

Más allá del caso puntual -que no es un tema menor ni mucho menos, por supuesto- lo que me llevó a tomarme unos días para escribir esto fue la bronca de pensar que seguimos viviendo inmersos en un sistema que condena al que hace, al que se juega, al que trata de trabajar por sus ideales, al que quiere salir de la rutina y del standard, al que sigue trabajando por lo que cree justo, al que no agacha la cabeza sino que lidera sus propios proyectos, en síntesis: al que se destaca por su propio brillo.

En una sociedad acostumbrada a traicionar y traicionarse, a vivir de una apariencia y de un status, cuando aparece alguien que labura desde lo humilde y no solamente trata de crecer sino también de hacer crecer a su entorno, de difundir el trabajo de otros colegas, de brindar herramientas y el uso de nuevas tecnologías aplicadas a nuestro trabajo profesional cotidiano, de ampliar los horizontes y de hacer de la nuestra, una profesión digna:  parece que molesta, que interrumpe, que quiere asomar(se) de la media ... y no hay peor cosa para la mediocridad imperante que uno quiera tener un destello de creatividad dentro de tanta chatura.

Es increible como el trabajo personal y laborioso se pierde en medio de tantas otras negociaciones, como el constante hacer no es ni mínimamente privilegiado por las organizaciones que debieran estimularlo, dando lugar a que suceda más de lo mismo, lo mismo de siempre, la comodidad instalada de seguir en el camino conocido.
Porque el cambio molesta.
Porque lo nuevo no es adaptable a cualquier cabeza.
Porque siempre alguien que intenta romper estructuras seguramente no será entendido...

Y seguramente lo que más me/nos jode, lo que más me/nos inquieta, es seguir inmersos en el mundo que genialmente describía este poema que muchos creen que es de Bertolt Brecht -aunque las buenas fuentes afirman que es parte de un sermón del pastor luterano alemán Martin Niemöller-:

Cuando los nazis vinieron a buscar a los comunistas, guardé silencio, porque yo no era comunista.
Cuando encarcelaron a los socialdemócratas, guardé silencio, porque yo no era socialdemócrata.
Cuando vinieron a buscar a los sindicalistas, no protesté, porque yo no era sindicalista.
Cuando vinieron a buscar a los judíos, no protesté, porque yo no era judío.

Y cuando vinieron a buscarme a mi , ya no había nadie más que pudiera protestar...

8 comentarios:

Verónica Molina dijo...

Cuando pasan estas cosas, una se pregunta por qué la vida real no es como en las películas, donde el destino se la juega (¿o será la trama? ¿tal vez el director?) y los buenos son recompensados al final, y los malos... se quedan sin revancha. Porque es lo justo.

Pero la vida a veces es más mala que los peores bodrios, desgraciadamente.

Beso grande.

Ivon Bacaicoa dijo...

Gracias Marce, sos un grande ! muchas gracias ! casi se me pianta un lagrimón... pero las cosas en la vida, por algo suceden. Ojalá esto -por feo que sea y aunque para muchos seguro pasará desapercibido- tal vez sirva para que nos podamos despertar. Nuestra profesión se está extinguiendo de a poco. Los clientes nos ven como gestores y los empleadores, como administrativos calificados... Antes de los 40, ya estamos todos renegando de la profesión... ¿Hasta dónde vamos a seguir permitiendo que nuestra institución mire para el costado justificando su accionar (si hoy tiene alguno) como mero organismo de contralor ? No es hora de replantear el perfil profesional conforme la realidad del mercado, generando nuevas oportunidades ? Creo que al menos debemos pensarlo.... Muchas gracias por estar siempre.. De manera seria o a través del humor, es importante que nuestra problemática se de a conocer... Un abrazo !

Anónimo dijo...

Ivon... no te conozco mucho pero a partr de tu Face y de las personas que me recomendaron y con esto que estoy leyendo y por quien lo escribe solo deseo que estes bien.. y estoy segura que una persona como vos superar estas dificultades con honradez y valentia. Adelante con tu emprendimiento y no dejes que nada te impida seguir siendo quien sos.
Veronica

Anónimo dijo...

Tal vez sea hora de q en cada jornada a la q asistamos en el COnsejo, y tengamos enfrente a cualquier mediador o autoridad del COnsejo, le hagamos saber nuestra bronca pero con altura, nunca rebajandonos a situaciones vergonzantes como vemos a diario en nuestra sociedad. Ellos estan ahi gracias a nosotros qu elos votamos obligatoriamente y pagamos la matricula!!!!

Daniel Spinosa dijo...

Asi es....nuestro Consejo siempre tuvo esa cuota de gorilaje consuetudinario, pero ahora directamente se volvio El Planeta de los Simios...entiendo a Ivon, por que yo vivo situaciones parecidas a diario....no hay que bajar los brazos, si se puede hay que bajarlos a ellos....mucha suerte!!!

Andres dijo...

Lamentablemente en éste mundo el que piensa es peligroso, nadie ve sus aportes como tales, sólo ven la amenaza de perder sus ridículos puestos de "poder", en nuestro país nadie mira para el costado, ya tengo la paciencia por el piso de situaciones como ésta, salvarse caiga quien caiga, sería interesante encontrar la manera de cambiar las cosas.

Anónimo dijo...

es increible el relato y lo creo a mi me pasa a diario yo simplemente pretendo ser buen ciudadano y mejor profesional solo por eso te cuestionan y uqieren manchar la trayectoria pero un diamante aunque lo cubran de barro siempre es un diamante espero que si les sirve la reflexion la usen ya que para aquellos que piensan en eso del diamante cubiertO de barro el EXITO ES INEVITBLE! Sigamos lcuhando por nuestros ideales podemos caer es obligaotiro levantarse y continuar!!!!!

Claudia dijo...

Lamentablemente les tengo que decir que estas cosas no pasan solamente en nuestra profesion,pero para iniciar una posibiidad de al menos pensar en un cambio la Dra Mariela Maldonado, investigadora del CONCET escribio un libro "La anestiesia Mental" donde describe con inteligencia y profundidad esta cracteristica de nuestra sociedad. Porsupuesto que el libro no lo conseguiran en la libreria cercana.
Ivon no te conozco pero no dejes de intentarlo!!!!