sábado, 16 de abril de 2011

"Que falta de respeto, que atropello a la razón... " ("Cambalache", E. S. Discépolo)

Voy a remixar algo que escribi en su momento para un grupo en el que participo y que viene muy a cuento de lo que quiero expresar en este post. Sólo lo reformulo en primera persona porque era para un grupo y ahora lo quiero personalizar para el blog...

"... es como un espacio de "recreo" que podemos tomar cuando estamos trabajando tantas horas por dia en nuestra oficina. Por ende, si algunos de los "posteos" habla sobre los clientes, EN NINGUN MOMENTO se ha tratado de mirarlos como por sobre el hombro ni creerse superiores a ellos.

No pierdo nunca de vista que CLARAMENTE son los clientes, no solamente los que permiten un sustento económico sino que son también ellos con los que he podido ejercer nuestra profesión y muchos de ellos son los que me han permitido crecer profesionalmente, aprender algo todos los días y poner en práctica todos mis conocimientos.

Por otra parte, sería muy limitado pensar que en cualquier profesión son absolutamente todas satisfacciones. Hay también situaciones que presentan algunos clientes (contradicciones, descalificaciones, preguntas que se repiten siempre y que las hemos contestado mil veces, pedidos absolutamente descabellados) que he tratado de tomar con mucho humor porque sostengo que es saludable poder reirnos de esas cosas que nos pasan: sin perder de vista que justamente nos pasan porque tenemos trabajo y porque tenemos clientes.

Uno de los mayores logros del blog es que no solamente lo leen colegas sino que muchas veces lo leen los propios clientes y se pueden reir junto con nosotros de los padecimientos por ejemplo, con algunos trámites u organismos.

Seguramente en otros ambitos donde nosotros somos los clientes, tendremos seguramente las mismas contradicciones, las mismas ganas de que todo salga perfecto y sin errores, de que si hay un problema, el profesional nos lo arregle lo mas rapido posible, en fin, cosas que son casi inherentes al ser humano.

Vale repetir que en ningún momento el espiritu del grupo es menospreciar ni a los clientes ni a los colegas.


Para todos aquellos que participen es fundamental tener en cuenta que este espacio de "recreo" que tomamos, es con la mejor buena onda. (...) que quienes participan de este espacio cultiven el humor en todas sus formas (aún los humoristas más finos, hacen uso de la ironía, del humor negro porque muchas veces tomadas con humor, hasta las peores cosas que nos han pasado se hacen más "livianas" de sobrellevar).

Gracias por compartir el espíritu de juego, de poder divertirnos con lo que nos pasa y de reirnos de las contradicciones propias del ser humano, ya que hoy estamos como profesionales y seguramente mañana desde "el otro lado del mostrador" como clientes de otros profesionales nos pasará lo mismo."

Y esto fue escrito en Agosto de 2010, hace ya unos cuantos meses. ¿Porqué reeditar esto?

Porque muchas veces el blog no tiene una puerta como tiene mi propia casa: y al blog entran todos. Aquellos que comparten este humor y espíritu de juego y muchos otros que no. 

Teniendo bien en claro que la intención del blog no es en ningún momento ni burlarse de nadie, ni faltar el respeto, ni menospreciar a nadie, aprovecho el tema del respeto para invitar a un pequeño "mea culpa" a quienes diariamente se han cansado de bastardear nuestra profesión:
- aquellos que piensan que "dibujamos numeritos"
- que hacemos "papelitos" para presentar al Banco o en AFIP
- los que te dicen que "es una pavada, una consultita de cinco minutos nada más" sabiendo claramente que no es así...
- los que te saturan avasallándote profesionalmente pensando que son el cliente más importante del mundo, invadiendo incluso en horarios de atención fuera de la oficina y durante fines de semana.

Tampoco es facil escribir un blog, sostenerlo en el tiempo y ganarse la adhesión de colegas que han incentivado tanto este espacio. Y además, ni utilizo seudónimo ni me escudo detrás de ningún nombre de fantasía. Rubrico lo que pienso y digo con mi propio nombre y con mi identidad verdadera, sin tantas vueltas ni máscaras.

Por eso quiero defender mi espacio con este post y recordando además que cuando me hago socio de un club, cuando compro algo por internet, cuando empiezo a usar un programa, tengo siempre que aceptar los "Términos y Condiciones", caso contrario, no puedo pasar.

Este pequeño párrafo que reedité de algo que había escrito funciona un poco como eso, como las condiciones que imperan para que podamos vibrar en la misma sintonía y poder definir un estilo de humor en el que nadie se sienta ofendido, porque repito, del otro lado del mostrador seguramente soy tan demandante e incoherente como algunos de los cuadros que se pintan en alguno de mis posts.
Quien además no se sienta cómodo con los contenidos del blog, puede inmediatamente dejar de visitarlo  y creo que de esta forma: asunto solucionado, porque este espacio tampoco es de lectura obligatoria ni de ingreso bajo coerción.

A los que estuvieron desde siempre: gracias!
A los que se fueron incorporando y dando aliento permanente: gracias!
A los que incluso no estando de acuerdo con algunos posts, dejaron su comentario en contra y encontraron un espacio para dar su punto de vista que fue respetado porque en dos años no se ha borrado ni un solo comentario: gracias!
A los colegas que fuera de este momento de recreo laburan dia a dia porque la profesion y el nivel de reconocimiento de nuestros clientes sea cada vez mas alto: gracias!

Los veo pronto, con un nuevo post, no tan solemne como este, con mucho humor que es la mejor receta para vivir más cerca de la sonrisa que de la mueca complaciente.




9 comentarios:

Bella dijo...

Excelente la reflexión, Marce. Quienes somos bloggers te comprendemos por completo, y quienes no lo son es posible que no cacen una y que se sientan ofendido... lo mejor en esos casos es cerrar la página y a otra cosa, mariposa.

Ojalá existieran muchas personas que lo comprendan!!

luz dijo...

Me encanta lo que escribis, nunca habia comentado, me parece una forma muy buena y divertida de canalizar todoas las exigencias laborales a las que estas expuestos diariamente, saludos desde rosario!

Minombresabeahierba dijo...

Algunos clientes de profesionales independientes, creen que hacernos consultas es gratuito porque muchas empresas cuando venden "paquetes de productos", incluyen "gratis" el servicio de asesoramiento para venderlos más fácilmente, lo que éticamente no es bueno por parte de las empresas, pues siempre la recomendación (por ej en le caso de productos agropecuarios) será usar lo que venden. Finalmente al cliente le sale más caro, si hubieran pedido a un profesional el mismo asesoramiento pues le hubiera dicho que no necesitaba comprar ese producto.

Abrazo

Lady Baires dijo...

Todo lo que escribís es excelente con un muy fino sentido del humor, propio de tu personalidad.
Entonces yo también te digo: Marcelo, gracias por este espacio donde cada vez que entro me voy con una sonrisa.
Besos!

Anónimo dijo...

Muy buen post.
Es cierto que todas las profesiones tienen altivajos de satisfaccion, sin ir mas lejor estoy en el area de sistemas de un gran "fisco" y siempre hay algun contador que se queja de los aplicativos y etceteras.
Saludos.

Lalo dijo...

100% DE ACUERDO Y FELICITACIONES UNA VEZ MAS POR EL BLOG!!!

ClaudiaG dijo...

Como todo lo que escribis, EXCELENTE!!!!. Creo que el que se siente afectado por lo que escribís....por algo será.............!

Verónica Molina dijo...

Yo creo que lo bueno de un blog escrito con nombre y apellido es que uno se siente auténtico al rubricar "con su firma" lo que piensa, como bien decís. Es cierto que no se puede contarlo todo, pero es muy meritorio tener siempre algo nuevo que contar... y hacerlo del mejor modo posible. "Mejor modo" que se ve recompensado por la vuelta de los amigos (cada vez más numerosos) a este espacio. ;)

Yo creo que sostener un blog en el tiempo, o una amistad, o un vínculo del que fuere... tiene un mérito muy grande. Porque uno busca darle coherencia al asunto al sostenerlo un día tras otro y otras otro, y si a eso le agregamos también que pretendemos encontrarnos sonriendo del otro lado del monitor... empiezo a no comprender nada de nada a los merodeadores que se sienten ofendidos vaya uno a saber por qué.

¿Sabés, Caffe? Este ida y vuelta está resultando más permanente que tantas otras cosas que yo pensé que iban a durar hasta que las velas no ardan y mirá vos qué cortito les quedó el cabito... ;) así que felicitudes por el esfuerzo, y gracias muchííísimas por el tiempo (y las risas) compartidas.

Besazos.

Ana dijo...

Es como decís, la posibilidad de reirnos de nosotros mismos, hace que las cosas sean mas fáciles, les baja un decibel a la categoría que solemos darle.
Jamás senti que te burlaras de nadie, es simplemente una manera de contarlo desde es lado gracioso, que pasa en todas las profesiones y todos lo ámbitos, sin que en ello haya maldad o burla, en cada trabajo, uno lo hace cotidianamente, riendonos quizas de la inocencia de los que no están en el tema, pero sin maldad, sino como algo que todavia nos asoma una sonrisa,
Segui con este espacio, que es muy bueno