martes, 27 de julio de 2010

"Las queres todas para vos, Gerardo!"

Hace un par de años, creo, la poetisa y filósofa popular contemporánea Ileana Calabró (como es que terminó en este blog?!!!) peleándose con el empresario y multifunción Gerardo Sofovich, sabiendo que el astuto magnate de la televisión vernácula no tiene ganas de perder ni jugando a la bolita y que aún en el momento de repartir en exceso trata de que el exceso en la repartija parezca más de lo que realmente es, le espetó al aire la frase "Ehhhhhhhhh, pero las querés todas para vos, Gerardo!".

Con lo cual le enrostró frente a millones de televidentes lo que era obvio, pero al menos, hasta el momento, nadie había explicitado de tal forma.

¿A qué viene esto?
A que cotidianamente tengo (y supongo que cada uno en lo suyo tiene, por supuesto) que lidiar con los "Gerardos" que pululan en la oficina.

"Viste, yo no quisiera tener problemas con el personal, pero es imposible blanquearlos con lo que vos me decis (como si yo mismo redactara de mi puño y letra las escalas salariales) porque no cierran los números, asi que por favor busquemos la manera, porque te repito que con ellos no quisiera tener ningún problema...."

"Con mi socio nos llevamos genial... gracias a Dios no tenemos ningún problema, nos entendemos muy bien. Lo que te pido es que "arreglemos" las cosas y que quede en un papel firmado claramente lo de los porcentajes.
Yo siento que el nombre que yo puse tiene mucho valor por la inversión previa que vine haciendo: porque viste como son las cosas, no? mientras estamos acá todo bien, pero uno nunca sabe....." (Inversión en ideas, demás está decir....)

"Vimos con mi señora un departamentito hermoso, el que hace rato que veniamos esperando, el tema es que la que lo vende no quiere bajar el precio de escritura y con ese precio voy a tener que pagar todos los años bienes personales, no? Y porqué hay que pagar todos los años? Es como que me cobran un impuesto por tener mi propia casa? Es así?"

Y los típicos planteos de quienes dicen querer tener su contabilidad prolija y al dia:

"Pero porqué más de mil con un cheque?, es imposible, ahora mil pesos no son nada"
"Y donde dice que tengo que pagar anticipos, eso es obligatorio? pagar el impuesto por anticipado no es confiscatorio?" (en la Ley lo dice, cariñño, en la propia ley..... y buah! siempre que hay que pagar la gente cree que es confiscatorio, pero eso es ooootro tema....)
"Hice las facturas en Agosto y me hicieron una retencion el 1ro. de Septiembre, porqué no me la puedo tomar en Agosto si las facturas son de Agosto por los servicios de Agosto? (y daaaaale con Agosto....) tomésmosla en Agosto, porque a mi me parece que corresponde...."

Hago esta reflexión en el sentido de que viendo estos casos "del otro lado del mostrador" me lleva a pensar en todas las veces que soy un exponente clásico del "Gerardismo ilustrado" de querer tenerlo todo, de no saber perder en nada.

La sensación "ideal" de que cada una de las elecciones no traigan nada de lo no deseado, de que se ajusten perfectamente a todos mis requerimientos.

Y la paradojal situación de que no queriendo perder nada, uno termina perdiendo el doble de energías y de fuerzas en sostener lo humanamente imposible.

Nos cuesta muchísimo aceptar las reglas del juego (y lo pongo en plural por el mero hecho de sentirme acompañado en mis miserias cotidianas, no es por incluirlos a uds, mis queridos lectores, en esto....) y jugar con estilo "fair play".
Hay siempre alguna trampilla seductora, esquivar alguna piedrecita en el camino de las decisiones sin asumir que al esquivarla, irremediablemente la pateamos para adelante, aparece momentos después inexorablemente corregida y aumentada.

Agradezco enormemente que el "Gerardismo" del otro me permite enfrentarme en definitiva con esas cosas que no quiero ceder, esos espacios tan caprichosos donde lo quiero todo a la vez, llenando de autojustificaciones que me liberan del peso de aceptar que las cosas son como son, y no hay vuelta de hoja.


Aguardo ansiosamente sus opiniones....

15 comentarios:

nadasepierde dijo...

Para mi es lo más humano que hay...y todos tenemos un Gerardo adentro, algunos disimulado, otros agazapado... otros latente, pero estar, está!
Nadie quiere perder un cm de lo que tiene o puede tener, o la razón, llegado el caso. Quizas ahi es cuando aparece la parte razonable de uno, la escala de valores o la ética personal y uno termina siendo o haciendo lo que nos parece correcto y justo, aunque perdamos algo en el camino, (o no!)
Creo que esto pasa en cualquier orden de la vida, donde haya mas de dos...¿principio de una sociedad?

un beso

Marcelo Cafferata dijo...

Brillante comentario de Ana para abrir el debate!
Muchisimas Gracias!

Vir dijo...

es cierto, quién no tiene un gerardo adentro! que el que no lo tenga que tire la primera piedra xD!
por qué nos costará tanto aceptar las reglas del juego, tendrá algo que ver con la formación, con la idiosincracia, con el tan nombrado SER ARGENTINO?
ninguno de nosotros quiere ceder marcelo pero muchas veces la realidad nos ataca con tentáculos como los del Pulpo Paul y sinceramente no sabemos desenredarnos
un post genial que deja pensando

Conta Dora dijo...

Creo que como dice Nadasepierde, todos tenemos un Gerardo adentro... creo que a nadie le gusta pagar impuestos, y siempre se busca como zafar.
El problema es cuando buscan al contador de cómplice/mago para que lleve a cabo sus ideas, que no es que sean locas e imposibles (salvo algunos casos), sino que no son legales, y si las normas están, es por algo.
Está bien que molesta tener que pagar bienes personales por tener una casita... pero al estado le interesa recaudar, y contra eso, no se puede hacer nada más que pagar!
Es obvio que $1.000 no es tanta plata, pero sino, cómo se cobra el impusto al cheque?
Será que tengo esta idea loca de que la gente pagaría los impuestos sin mayores inconvenientes si la presión tributaria fuera menor, y si viera que el dinero que el Estado le saca, vuelva en obras y servicios... pero bueno, es otra locura mía...

Besos!

Anónimo dijo...

Como hoy estuve en el anses (te suena, no?) durante tres horas para tramitar un miserable CUIL de un miserable italiano que entró al país en año 59 para poder unificar aportes con su miserable CUIT y que pueda iniciar así su miserable trámite para obtener su miserable jubilación, Y PARA HACER UN FAVOR PORQUE SOY LA AMIGA CONTADORA...no estoy en condiciones de sentir que llevo un Gerardo adentro. Porque yo sólo quería que me atendieran en una cola distitna a la de la asignación universal por hijo. O será esa una muestra de que yo también las quiero todas para mí?
Y ahora necesito una sesión de terapia extra, ahí tenés!
Un cariño Marcelo, hay mucha verdad en lo que decís!
Winter desde la clandestinidad.

Carlos Enrique Cartolano dijo...

Mmmhhh.... ¡Cuántas veces le habré complicado la vida a Marcelo!

Ana Fabio dijo...

Que tema el de hoy !!
Creo que el Gerardismo es un deporte nacional, desde la señora que tiene que pagar en el banco y lleva al bebé pudiendo dejarlo al cuidado de alguien en su casa pero lo lleva igual así no tiene que hacer la fila, el empleado público que ni piensa calentarse por atender a mas gente, si total por 8 hs. le pagan lo mismo trabaje mucho o poco, y miles de otros casos donde lo importante es sacar ventaja.
Pedimos imposibles, en mi caso por ejemplo, mi pobre nutricionista que cada vez que voy le digo que quiero adelgazar pero sin dejar de comer, jajajajaja, se debe sentir igual que yo cuando un cliente me dice que quiere tener todo bien pero sin pagar, jajajajaja.
Gracias Marcelo, me hiciste reflexionar.

Marcelo Cafferata dijo...

Evidentemente el "Gerardismo" nos pegó a todos. Gracias por todos los comentarios!

Y el de la Dra. FAbio es sencillamente brillante: suelo ser Gerardista a la hora de dejar de comer tambien. Touché: descubriste mi talon de Aquiles (o como diria mi hijo menor el tobillo de Aquiles!)

Elisa007_ Estrellandose contra el mundo que la rodea dijo...

yo lo re banco a gerardo (??) pobre alma incomprendida

Bella dijo...

Me acuerdo de una película donde decían algo así como que 'con grandes facultades vienen grandes responsabilidades' y a veces pienso que esto también se puede aplicar acá.
Es inevitable caer en el gerardismo, pero todos deberíamos ser conscientes de que si 'algo' tenemos, bueno, ese 'algo' no va a venirnos de manera gratuita. Todo se paga en esta vida, especialmente los impuestos. ¿Cuándo será la hora de que el mundo se haga a esta idea y se deje de gerardizar la vida?

Verónica Molina dijo...

MENCANTÓ, querido Caffe!! Este tema sobrevuela nuestra profesión y va más allá, alcanza a la argentidát entenera, sigue de largo y llega a otra taaaanta otra gente! Nos cuesta no ganarlo todo y no querer quedarnos con todo lo ganado, también... Es complejo, porque juramos que el dinero no es lo más importante de nuestras vidas, pero pisamos el palito y ahí mismo dudamos antes de aflojar el billete... justito en ese momento, podés creer? El que no sea un poquito Gerardo, que abra primero la billetera... ;-)

Besos gigantes.

Milenius dijo...

¿De golpe y porrazo (epa) estoy del lado de Ileana Calabró? Oh, my dog... :)

Es justo lo que venimos hablando con mis compañeros de laburo (mientras el jefe vacaciona por ahí y nos tiene a todos en negro). Entiendo lo que dice Ana, que todos llevamos un Gerardo adentro, que no quiere ceder nada, pero bueno, las leyes son las leyes, y seguir la ley no es perder. Si lo vemos así lo que perdemos es otra cosa: la capacidad de vivir en sociedad. A mí no me causa gracia que me hagan una multa, pero jamás voy a coimear a un cana, y si estacioné mal o lo que sea me la tengo que bancar; no me causa gracia pagar mi monotributo, y la verdad, hasta me gustaría que el supermercado me regalara la compra del mes, e irme de vacaciones. Pero no da, no da...

vesperLind dijo...

Marce : me asombra tu memoria, mientras empezaba a leer el post me acordaba de la situación y me reia sola... es cierto todos llevamos un Gerardo adentro y a veces el drama mayor es cuando nuestro Gerardo choca con el Gerardo del otro , o cuando somos llevados puestos por ese Gerardo HdeP!
Pero que le vamo acé? vivimos en este país en donde como me sale del fondo : es un país sin consecuencias ( en todo sentido), a veces la Gerarda soy yo para defenderme y a veces me tengo que bancar al Gerardo......... es así
Besosss
Excelentiiiiiiiiisimo post, para seguir pensando en el Gerardismo

Marcelo Cafferata dijo...

Mile: quedaste del lado de Ileana? Todos los restantes comentaristas, quien mas quien menos asumieron que tienen un Gerardito adentro (con el perdon de la expresion y sin el doble sentido maradoniano, digo....).

Y en la vida personal? Porque no querer entrar en la corruptela policial por ejemplo no implica que en las decisiones personales que uno tome, las quiera todos: quedar satisfecho, no dañar al otro, que todos queden contentos tambien, no perder nada ni afectiva ni economicamente: que el trabajo rinda sus frutos economicos pero que sea divertido y con nivel. Yo, miles de veces como exponente del Gerardismo y del idealismo a mansalva, las quiero todas, que sea PERFE"P"TO.


Y si Molina & Vesper, a veces estamos del lado de Gerardo y a veces lo tenemos que bancar. Parece que es asi....

Milenius dijo...

Será porque sufro el gerardismo de otro en carne propia...

No es que no las quiera todas para mí. El tema es que ya sé que es imposible... La verdad, quiero mucho para todos. No soy una madre Teresa ni un exponente del socialismo, ojo. Pero sí, me gustaría que hubiera más para todos, y todos contentos.

La vez pasada hubo una discusión en el laburo, y una chica dijo "y, yo sé que si el día de mañana tengo una empresa voy a tener que cagar a alguien" (WHATTTTT????). Ese es el gerardismo que detesto... A los pocos días, esta chica se fue, repodrida de que el gerardo la embromara en todo lo posible. Por eso creo que perdemos todos...

¡Aspirar a la perfección es frustrante, Cafe!!