martes, 21 de diciembre de 2010

Se viene el año del Conejo !!!

Si naciste en 1951 - 1963 - 1975 - 1987 - 1999 sos conejo en el horoscopo chino. Y el año que pronto se inicia, el 2011 es precisamente tu año, el año del Conejo.

Independientemente de esto, para matizar un poco la llegada del nuevo año y no aburrirlos con un  post que hable de esta época del año donde es un momento propicio para hacer balances y llenarlos de todos esos lugares comunes en los que ineludiblemente caemos de un momento a otro (seguramente en el post de la semana que viene, digamos...) les presento el horóscopo chino contable.
No dudo que mis cliente que comparten el sentido del humor del blog, ya estarán jugando a identificarse con el animalito que más los represente -lo de animalito dicho con todo cariño, no?-.

Perro: En casi todas las culturas el perro es sinónimo de fidelidad: es el cliente tierno, que nos ha visto crecer, casi desde que teníamos el diploma en la mano recién salido del horno, embriagados de las más tiernas esperanzas.
Y su capacidad de fidelidad ha hecho que nos aguantara algunos errores prematuros, de recién iniciados, que nos acompañara, que creciera junto con nosotros.
Y ha surgido así una relación en la que nos fuimos acompañando mutualmente: son los clientes más entrañables, con los que hemos podido compartir no solamente trabajo sino algunas otras cosas más, los que no solamente nos han sostenido en nuestro aspecto profesional, sino también en algunos otros.
A veces, un hueso duro de roer, porque nos conocen tanto, que se vuelven "peligrosos". En ese caso, no dude en mandarlos a la cucha! Amaestrados y sensibles, siempre obedecen.

Gallo: Llegamos a la oficina, aún con la almohada pegada y cara de sueño porque trasnochamos resolviendo una declaración jurada o un balance que no cerraba ni de casualidad. Y el cliente gallo con su canto mañanero y taladrador nos despierta bien tempranito con su quiquiriqui contable.
Roberrrrrrrrto, quien te dijo que siete menos cuarto son horas de llamar al celular?
Espíritu inquieto, si no fuera porque se desubica cada dos por tres cantando demasiado temprano con un insistente quiquiriqui, sería un cliente casi ideal. Pero siempre hay un "casi"....

Caballo: Fiel compañero como el perro, galopando juntos por las praderas impositivas, el caballo arremete, emprende, nos transporta a nuevas aventuras.
A veces galopa tan rápido que nos lleva demasiado lejos y nos perdemos en tierras completamente desconocidas, pero de todas formas tiene tanto empuje que nos enfrenta a nuevos desafíos. Son esos clientes que nos hacen tener un poco de adrenalina bien entendida.
Que a veces no bien mal, porque necesitamos de nuevos desafíos. Eso si, Roberrrrrrrrrto, no te olvides que tengo la fusta en la mano, porque a veces, viejo, no hay como frenarte.

Conejo: Se multiplica geométricamente: el cliente conejo es sólo UNO cuando abrimos la oficina y por su poder de reproducción automática al año, ya logró empomarnos con miles de habitantes de su misma madriguera. A los pocos meses, ya tenemos la oficina plagada de conejos de la misma familia.
Una tribu de Bugs Bunny's eléctricos preguntando miles de cosas al mismo tiempo: "Qué hay de nuevo, viejo?"
Inquieto, movedizo, salta de negocio en negocio, de tema en tema, de emprendimiento en emprendimiento, con un ritmo dificil de seguir. No hay zanahoria que le venga bien y generalmente para ponerle un freno no hay mejor cosa que agarrarlo de las orejas aunque patalee.
Como buen conejo vive necesitando más un MAGO que un CONTADOR. El conejo busca permanentemente la varita mágica que le solucione la vida.
Mi cielo, ni vos sos un conejo de verdad, ni yo soy un mago, asi que volvete a tu madriguera y zambullite en la realidad cariñññño!



Dragón: Sabemos a ciencia cierta que cualquier cliente puede tener un momento dragón en su existencia y se le puede perdonar perfectamente. Pero hay quienes son dragones toda su existencia, a toda hora, sin pausa alguna. Pura llamarada!: sacando fuego por la boca, la llamarada atraviesa la linea telefónica.
Alterados, viviendo de lo urgente, no necesitan un CONTADOR sino un BOMBERO que les apague tanto fuego, como dirían del finadito Mariano Moreno.
Como buen dragón, es más mitológico que otra cosa, razón por la cual vive de la mitología, o de la mitomanía o del verso propiamente dicho.
Y no se le puede decir nada porque rápidamente se convierte en una bola de fuego imparable, irreductible.
El cliente dragón tiene como característica principal su fogosidad a la hora de la exigencia, nos tiene como en una especie de Infierno del Dante permanente. No es el calor de su amistad, sino el fuego de su urgencia lo que nos envuelve como loca fogarata: y si, Roberrrrrrrrrto, a vos no hay matafuegos que te calme.

Mono: El cliente mono es básicamente divertido. Macanudo. Simpático de ver en su desempeño cotidiano.
Hasta que se vuelve insufriblemente insoportable cuando sigue haciendo monerías aún cuando es hora de ponernos a trabajar en serio.
"Vos y tus papelitos, jua!" es la frase de cabecera del simpático monito.
Para el cliente mono todo es diminutivo "trabajito" "papelitos" "llamaditos" "consultitas", todo en su mundo es diversión y jolgorio.
Y se entretiene tanto con un talonario de facturas, como con un controlador fiscal, una intimación, un contrato de trabajo, todo es motivo de juego, todo lo toma con una liviandad increíbe. Bon vivant, representante digno del "laissez faire" anda por la vida recogiendo frutos frescos y liviano de ropas, rascándose todo lo que puede.

Cerdo: Qué decirles del cerdo? Ya su nombre lo indica: manda los papeles en vuelo directo desde el chiquero: entre la documentación contable encontramos restos de comida, algún quiróptero, arácnido u otro insecto aprisionado entre facturas o pequeñas cucarachillas entremezcladas como tierno souvenir.
Roberrrrrrrrrrrrrrrrrrto, tus papeles dan A-S-C-O, mi chielo, hay que rociarlos con Espadol antes de empezar a trabajar!
Es, lejos y claramente,  el más desordenado de la manada. El que siempre pierde todo. El que no encuentra nada.
"Qué? ya me lo mandaste? No, no puede ser, vos no me mandaste"s" nada...." "Uy, si, lo tenía tra"n"spapelado, mira vos qué loco!"
No, mi vida, no es locura, es desorden a la enésima potencia. 

Cabra: Testarudo, cabeza dura, se da contra las rocas y no hay quien lo haga entrar en razones.
Si a él el IVA le da saldo a favor, no hay forma de hacerle entender que es imposible. El  tomó como retenciones algo que va para el mes que viene y por más que uno le repita, le reitere, le ratifique, le exprese de mil formas que es imposible computarlo para ESTE MES!, la cabrita saltica de acá para allá  como enloquecida y no y no  y no y no.
Si ella dice que es así no hay Cristo que la pueda convencer de que está equivocada.
Su frase de cabecera es "Porqué no me lo averiguas bien y me llamás, eh?!"
Porque es asi como yo te digo CABRITA encabronada. Porque ya lo averigué trescientas mil veces y lo que para vos es algo sobrenatural, caprichoso caprino, yo profesionalmente ya lo vi hasta el hartazgo y te digo que se resuelve así como ya te dije!
"Pero dale, chequealo, si?"

Búfalo: Itinerante y con su pesado pelo a cuestas, el cliente búfalo tiene un ritmo cansino que adormece. Interminables mails que no llegan a nada, llamados telefónicos donde te podes preparar un café con leche y volver y el búfalo... sigue hablando de lo mismo, dudando, preguntándose una y mil veces y con el mismo tono, el mismo tema.
Enojoso y básicamente quejoso, su principal característica es su ritmo enloquecedor: en las antípodas de la velocidad del mono, el búfalo enloquece... pero por su lentitud.
Si ya se, no me viene nada bien, pero eso es más de gatafloro que de búfalo, no?

Tigre: Quién le puede seguir el ritmo al tigre? Un día te llama porque quiere comprar un terreno en Barrio Norte y hacer un edificio de trece pisos con cocheras y locales a la calle y a la semana siguiente, tiene un amigo que lo entisiasma con la misma energía, en un microemprendimiento para criar nutrias bebé en la Patagonia mientras que evalúa la posibilidad de importar un container de sopitas chinas de jengibre. Delikatessen!
Aguerrido en todo menos en pagar lo que corresponda, el tigre es seductor por naturaleza.
Uno ni se imagina porqué hace tres horas que lo tiene sentado en el escritorio contándole de su nuevo proyecto después de haber tomado setenta y cinco cafecitos durante la semana con la narrativa de cada una de las bipolares propuestas que le hicieron.
Evidentemente tiene algún hechizo sobrenatural que aplica sobre los demás porque no hay forma de escaparle.



Serpiente: Como buena serpiente, cambia de piel facilmente. Dicho de otra manera, hay una actitud panquequeril en su conducta: su frase de cabecera es "El contador me lo dijo, yo no tenia ni idea...." mientras en Inspector de la AFIP le pide el telefono del Estudio y el se lo da porque "la verdad, yo de esto no entiendo nada, mejor lo habla con él que es quien le va a poder explicar todo".
Su picadura es mortal. Como ya lo habrán podido entender. 
Y cuando uno llegó a descubrir que el cliente que parecía adorable, despliega su verdadero signo, deci "alpiste!" ... ya es como medio tarde, darling....

Rata: los últimos serán los primeros. ¿Quién no tiene un cliente rata? ¿Hace falta la descripción detallada?.
Te llama por diferencias de cinco centavos en lo que tiene que pagar, siempre le da distinto y por supuesto, siempre cree tener que pagar de menos.
La rata, más que rata, hamster, está todo el santo día dándole a la ruedita, pedaleando a todo el mundo, y para no ser nosotros la excepción: lo primero que nos ratonea son los honorarios.
Ventajero, astuto y de traición inesperada, en yunta con la serpiente (quien no vio un binomio rata-serpiente como directores de alguna PYME?) son un combo mortal invencible.
De todos modos, como punto positivo son super imaginativas. Un dechado de creatividad a la hora de no saber qué nueva excusa poner para no pagar, para no cumplir, para zafar.

Y no es lo mismo el horóscopo chino, que el chino que te tira el horóscopo

13 comentarios:

Alicia dijo...

Jaja, ¡qué zoológico!
Un beso

Nadasepierde dijo...

Quien no fue en algun momento un poco de cada uno de esta faula.... lo unico que espero es haber sido poco rata y mucho perro!!!
Ya mismo lo llamo a mi contador y le pregunto... bueno, mejor espero a las 7 menos cuarto de la mañana... por las dudas el buen hombre esté durmiendo.... porque ustedes los contadores tambien duermen, no????

un beso, me encantó tanta fauna!!!

ClaudiaG dijo...

Genial Marcelo:
creo que logre descubrir el signo de casi todos mis clientes!!! Perfecta descripción de cada tipo. Y si les mandamos a todos los clientes el listado para ver si se ubican correctamente? Lindo juego no?

Verónica Molina dijo...

Buenísimo, Caffe! Lo tuyo es mucho mejor que lo de Ludovica!!! (entre nos, te entiendo mucho más que a Ludovica, no sé si es ella o soy yo, viste, pero se produce un cortocircuito ahí que, pssst, para qué te voy a contar). ;)

Yo soy un can con todas las letras, en el horóscopo chino y en la vida también: laburo como un perro, corro todo el día y llego a todas partes con la lengua afuera... midió. Es más divertido el monito, por lo que vi en tu posteíto, pero viste, no me tocó ni un poquito... ;)

Besos gigantes.

Marcelo Cafferata dijo...

Gracias por los comentarios.

Molina: busque busque que algo de mono tiene seguro. Quien no tuvo en la vida algun "cuelgue de la liana"..... El que no se haya colgado que tire la primera piedra. Juas!

Nadasepierde: A los ratas los ves venir bien de lejos. No tenes ni una pizquita, quedate tranquila....

Claudia: Gracias por sumarte al juego!

Silvia Z dijo...

jajaja!! muy bueno Marcelo....tengo dragones de sobra, los cambio por algun que otro pichicho.....quien se prende?????

Flor dijo...

No, no, no, horribleeeeeeee!!!
Yo no soy así.
Sos un truchooooooo.

Milenius dijo...

ay, yo soy dragón.

Perdón... ;)

lady baires dijo...

Jaja, excelente descripción detallada y sin desperdicio de la fauna!

Un lujo, Marcelo!

FELICIDADES!!!

Beso enorme!

Marcelo Cafferata dijo...

Queridas Flor y Milenius: les comento que el horoscopo chino CONTABLE-IMPOSITIVO nada tiene que ver con los signos de zodiaco.
Es decir, las invito a que se identifiquen como clientes/pacientes de algun profesional, para ver en que signo estan.

Evidentemente Flor de mi vida, si el post requiere explicacion hay dos opciones
- tanto patinar te quemó la cabeza
- escribo para el orto y no se entendio nada.

Igual, besos a las dos y felicidades. Cuando descubran su animalito contable me avisan (vaticino Caballo para Milenius y gallo para Flor)

Vesper Lind dijo...

Essssssssssscelente ! como me gustó , como siempre le das otra vuelta de tuerca a esa dura vida profesional que te tocó vivirrrrr, no cabe duda de que cada uno aguanta su propio horoscopo chino!
Besos mil

Minombresabeahierba dijo...

Cómo se nota que soy mono...:

Bon vivant, representante digno del "laissez faire" anda por la vida recogiendo frutos frescos y liviano de ropas, rascándose todo lo que puede.

¿Se conseguirán muchas conejitas en el 2011, Licenciado?

Abrazo

Marcelo Cafferata dijo...

Hierba: no dudo que ud. va a conseguir todas las conejitas que necesite. Y siendo monito, mi Dios! la que nos espera!

Soy cabra lamentablemente. Con los cuernos puestos, jua!