jueves, 27 de agosto de 2009

Blanqueando hasta a Michael Jackson (sabemos que es posible!)

Siento que a último momento mucha gente sufre una fiebre similar a cuando en el Alto Palermo tocan una chicharra en la Noche Shopping, graznando a viva voz que en tal local hay un 50% de descuento.
La gente corre como poseída por los pasillos, saltando los escalones de las escaleras mecánicas de tres en tres, a la búsqueda del descuento propiamente dicho. La gran pregunta: "Akiabara" es un lugar de comida china, de decoración zen o ropa para chicos cool?. "No importa! Sea lo que sea está a la mitad de precio! No entendes?" contesta agitada una amiga a la otra mientras corren los 100 metros llanos hasta el local.

Esta semana recibí algunos llamados de este estilo:
"- Che, se puede blanquear ALGO?"
Y no se sabe a ciencia cierta si es que quieren mandar los cubrecamas al Laverap, si quieren meter al perro en el Koinnor -poderoso el chiquitín- o si seriamente me están hablando del Blanqueo Tributario.

Se enteraron en el café del gallego de la esquina -porque en la sobremesa les pasó el dato el mozo que se las sabe todas- que hay posibilidades de "blanquear" bienes que no fueron declarados en su oportunidad, pagando solamente (en realidad este solamente es el que debiera ir entrecomillado) al 1%.

No saben bien qué blanquear: si revolver en la baulera a ver si la abuela entre las fotos viejas dejó un fajo de dólares o si apelar a la creatividad más insana y construir castillos en el aire, grandes como el del logo de Disney ... y en tren de ofertón, ponen a la Cenicienta, a Blancanieves + los siete enanitos, a Pluto y al ratón Mickey adentro, total el castillo con dependencias y personajes "all inclusive" paga nada más que el 1% y YA les queda en el patrimonio !! .

En el aire, se huele una onda, NO PUEDO DESAPROVECHAR ESTA SUPER OFERTA. Y cuando empezamos a aterrizar en el plano de lo posible, de lo real, siento que de a poco la carroza de la cenicienta se convierte en calabaza, que los blancos corceles se convierten en ratones y nunca más acorde al tema que hablar de ZAPALLOS y RATONES.
Por no dejar pasar este ofertón impositivo son capaces de blanquear hasta lo que hicieron medio borrachos en la ultima despedida de solteros a la que asistieron.
No muchachos, impositivo, blanqueo impositivo era....
Ahhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhh !!!!
Me pasaron mal el dato, entonces

3 comentarios:

Verónica Molina dijo...

jaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!!!!!!!! bueníísimo! me divertí mucho porque es tal cual, Revoleando, es como la oferta de los shoppings: sin analizar nada, por puro impulso, vamos a la AFIP y revolvemos los formularios a ver qué nos podemos llevar por el 1% de su valor...

Y lo peor, igual, es darse cuenta de que somos ratones y zapallos, y tampoco tenemos nada de valor para declarar en una hipotética moratoria de millones y millones...

Millones de qué? de piojos!

Marcelo Cafferata dijo...

Zapallos, melones, ratones, piojos, piojos resucitados, mirá vos que gran variedad, mira vos!

Nach dijo...

jajajajaja.... Muy bueno Marce!!!!! Soy Nacho Llambí