viernes, 23 de octubre de 2009

Writer's block

Todos los escritores tienen un excelente "curro" a la hora de no hacer nada. De descansar un poco de su rutina...
Recurren al bloqueo típico de los escritores. "No se me ocurre nada" "No (me)llega la musa inspiradora" "No encuentro la idea exacta que quiero desarrollar" "Evidentemente tengo que dejar que alguna de las ideas que tengo se asiente porque no tengo claro el destino de los personajes" y tantas otras miles de ideas-reflexiones-excusas, para tomarse una buena temporada sabática hasta que la musa baje vaya a saber desde dónde.
Y mientras no baja... vacaciones!. Para el afuera, sufren como locos por el tema del bloqueo creativo, pero dudo que el sufrimiento sea tan fuerte.

Hay otras profesiones que enarbolan otras excelentes excusas, aunque no a la hora de "vacacionar". Los escribanos no mueven un papel sin cobrarte so pretexto de que tienen contadas las fojas protocolares y blablablablabla. Los psicólogos que no te pueden atender por menos de $ xxxxx porque el pago es el costo que debés "sufrir" para acceder a la terapia y blablablablablablabla. Los abogados que piden adelanto de gastos porque tiene que pagar la tasa de justicia para iniciar el expediente y blablablablablablabla.

Si me llama un cliente pidiendo el Balance, le puedo decir que no pude avanzar en nada porque él me había pedido que mostrásemos una buena evolución de su empresa, pero el "bloqueo creativo" por el que estoy atravesando me impide seguir adelante?


¡Quiero una de esa excusas ya! Evidentemente debe ser la epoca del año, que casi todos ya venimos pidiendo pista para unas prontas vacaciones .... pero realmente hay mañanas en que miro los papeles y como la canciòn del poeta contemporáneo Piti dixit "Y no se me ocurreeeeeeeeee naaaaaaaaadaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa".

Amigos, colegas, coterráneos, les suplico que pongan toda sus energías orientadas a inventar, lo más pronto que nos sea posible una excusa digna y fehaciente para algunos días sabáticos que no (me/nos) vendrían nada mal. Mientras tanto, la excusa no se me ocurre, justamente, por mi bloqueo creativo.

3 comentarios:

Verito dijo...

Ayer quise poner una queja como comentario a este post y me lo rebotó. =(
Insisto, porque soy cabeza dura: nuestra profesión adolece de esas excusas, así que cuando a mí se me acaba la creatividad para diseñar un sistema de distribución de costos indirectos, por poner un ejemplo de ahora mismo, no me queda más remedio que cruzarme al Havanna que tengo acá frente a la oficina y estrellar mis ideas de vuelo rasante contra un pocillo de café. Cambio de aire. No me vuelvo más productiva por eso, pero por lo menos no me quedo atascada frente al excel. Otra opción no tengo, Revoleando! Me voy al Havanna. Después te sigo leyendo.

Marcelo Cafferata dijo...

Ah bueno, si la unica idea cuando quedo atascado frente a las malditas celdas del Excel o lo que es peor, ante el Sistema-engendro S.I.A.P. creado por la AFIP, es que me cruce frente a la oficina: voy muerto!

a - porque acá frente a la oficina no hay Havanna sino que hay una maderera: y mascar tablones no creo que me relaje más que tus alfajores

b - porque quiebro en pocos meses: adicto como soy haria un gran "Havana unlimited" y siempre tendría una buena excusa para ir a hincar el diente: en eso lo de la maderera me favorece.
Igual, no cejo en el intento, apenas encuentre una buena excusa te la comparto. Besos!

Verito dijo...

jaaaaaaaaaaaaaaaaa! buenísimo, Revoleando!