martes, 19 de enero de 2010

Trá(u)mites: traumas + trámites

Todos sabemos que en mayor o menor grado, hacer trámites no es de lo más agradable que te puede pasar en la vida. Pero hay dos nuevas adquisiciones, fácilmente localizables en algunas Agencias de AFIP, en muchísimas sucursales de Banco Nación y en las dependencias del ANSES -sólo por citar algunos de los lugares TOP que cuentan con esto- que lograron sacarme de quicio.



Pasemos al primero: es el DERIVADOR HUMANO.

Y hay dos clases de empleados que pueden acceder en cualquier Organismo a ocupar el puesto de "derivador humano".
a - los que no sirven ni para servir el té con galletitas de la mañana (no tienen ni idea de dónde poner el saquito)
b - los que son odiados por absolutamente todos sus compañeros, quienes en una junta de firmas colectiva, unánime y generalizada, optan por postularlo a este excelentísimo cargo.

Pero... ¿qué es en definitiva este nuevo puesto: el "derivador humano"?
Simple: Cuando uno va a hacer un trámite por más que SEPA EXACTAMENTE CUAL ES EL ESCRITORIO AL CUAL SE TIENE QUE DIRIGIR, ¡no importa!, este organismo ha puesto a disposición un derivador humano en la entrada.
Cada persona tiene que relatarle brevemente, en la más apretada síntesis -millones de personas carecen de esa posibilidad y entonces pre-derivador humano se va formando una fila interminable de gente molesta por perder su tiempo innecesariamente- QUÉ es lo que viene a hacer.
Allí, el derivador, haciendo gala de todo el conocimiento que posee en cada una de las materias, determinará  "Primer piso, escritorio de la derecha", te da un numerito y allí recién iniciarás tu periplo ya con media hora perdida.
Uno ya sabía que tenía que ir al primer piso (la carta que mandaron te lo decía, no es que uno sea un genio iluminado....) pero el derivador humano es el escalón primario e imprescindible en la nueva forma organizacional argentina.

Derivador Oxi-Power: raza de derivador humano que,  como si no te da el número no podés empezar, se cree que es He Man, Superman, Acquaman y todos los superhéroes juntos. Mira por encima del hombro, levantando ceja derecha, como si estuviese oliendo algo raro, fácilmente susceptible ante la falta de una mínima fotocopia. Farfulla como en esperanto cuál es el escritorio que te toca en suerte: y cuidadito con decirle que te repita porque no se le entiende!.

Segundo escollo tramiteril (que cuando se combina con el primero, el mix causa peligro de muerte cerebral): el TURNO ALFANUMERICO.
Ejemplo: Te tocó el C 31.

Hay que estar entonces preparado a esperar horas, o bien a despertar tu niño interior porque se desata una especie de batalla naval, lúdica en sí misma. .
Van por el C 28. ¡Ay, dios mio, qué suerte! Solamente tengo tres personas delante mío: Errrrrrorrrrrrrr, errrrrrrrrorrrrrrr:  llaman al A 42 A 43 A 44, B 22, D 22, D23, A 45.... y el C no avanza y no avanza y no avanza. No hay caso.

¿Quién maneja este sistema?¿Es una ruleta con efecto aleatorio? ¿El que pulsa elige a la gente que va a atender?
Preguntas a granel: Quiero ir al baño: ¿puedo? ¿me falta mucho, me falta poco?
¿Podré ir a sacar una fotocopia?
Si voy a la máquina de café... ¿pierdo el turno?
El novedosísimo sistema del turno alfanumérico te permite perder entre una hora y dos horas y media, pensando en todo momento que está a pasitos de que te atiendan.
Crea como ese oasis virtual de que en cualquier momento serás atendido, mientras los minutos pasan, la espera se hace larguísima, pero ineludiblemente simepre me parece que falta poco...
¿Le dan una letra a cada uno? ¿Será un cupón para un sorteo y no me di cuenta?
La letra corresponderá al mes en que me piensan atender...?

Presentados que fueron estos dos "nuevos" flagelos de la vida tramiteril moderna... después no digan que no les avisé.

5 comentarios:

Verito dijo...

Ay, no sé si sentirme agradecida o desgraciada por haberme enterado de este nuevo motivo para hacer colas eternas, Revoleando... vos creés que estamos muy lejos de tener una especie de "web check in" en la AFIP para ingresar al mundo del trámite virtual del primer mundo? Náh, seguro que náh...

Anónimo dijo...

"El Derivador Humano".... que buen título para una novela de suspenso (y porque no de terror) de la cual, debido a su éxito, surja posteriormente la pelicula.... Genial!!!!!

Anónimo dijo...

Jajaja buenísimo ... Tengo una anecdota: me tocó el número L17, como TIEMPO de espera era lo que tenia, empecé A es 1, B es 2, C es 3 ... L es 12, 1 + 2 = 3, asi que mi numero es 317, lindo numero. Lo jugué a la tarde en la quiniela y saqué a la noche. No compensarán el tiempo perdido, pero algo es algo ... MUY BUENO ESTE POST!!!

Marcelo Cafferata dijo...

Es medio raro escribirle a "Anonimo" pero si llegas a pasar nuevamente por aca, te agradezco muchisimo los comentarios en este y en otros post. Gracias por compartir el buen humor y por el "laburo" de ir para atrás buscando post anteriores.
Se agradece!

Cristian dijo...

De nada Marcelo, Gracias a vos. Y si me tomé el trabajo de ir para atrás, es porque hoy recién descubrí el post y me gustó mucho y la verdad, si no nos tomamos las cosas con humor, que sería de nosotros ... Dejo de ser ANONIMO, de ahora en mas, Cristian.- Un abrazo.-