lunes, 13 de julio de 2009

Si me mandan al Banco....

Habrá gente que todavia se acuerda de la propaganda setentosa donde un dibujito animado cantaba feliz de la vida: "Si me mandan al Banco voy contento...." ?
Él iba contento porque le daban el nosecuanto por ciento de interés: pobre alma noble, post corralitos y tantas otras matufias bancarias dudo que alguien vaya tan contento a depositar sus ahorros en el Banco, excepto que sea para levantar un embargo, pagar una deuda o cosas similares de urgente aplicación.

Hoy hubiese querido tener a mano al dibujito animado aquél para proponerle que post feriado real y feriado virtual sanitario, vaya con toda esa contentura a la sucursal bancaria más cercana a su domicilio. No te digo para hacer "un par de trámites" porque par aludiría a dos y con que solamente hiciera tan sólo UN trámite ya sería un hallazgo cuasi milagroso.

Como era de esperar, hoy se vieron enoooormes, larguísimas colas en todos los Bancos con gente despuntando los placeres más diversos:
- aquellos que tomaron al celular como aliado invalorable: juegan, mandan mensajitos de texto, llaman a toda la Agenda de amigos y familia, poniéndose al día con llamados pendientes desde el mes pasado
- campeones de SUDOKU express, palabras cruzadas y diversos enigmas lógicos con lápiz y papel
- lectores ensimismados tratando de entrar en el universo de sus novelas haciendo caso omiso a los habladores compulsivos que en una cola bancaria normal te cuentan vida y obra de su vida y de las de sus ancestros (imaginate en una cola como las de hoy... llegaron al Paleozoico familiar!)
- habladores compulsivos anteriormente mencionados despuntando su propio vicio de narrar irrefrenadamente anécdotas tan pintorescas como increibles
- cadetes imbuidos en sus MP3, MP4 y sucesivos
- señoras terminandose la bufanda o el gorro para el nieto
- amigos de cola compartiendo algunas galletitas (mate prohibido por cuestiones de público conocimiento)
- algunos otros compartiendo el mate y violando absolutamente todas las reglas de la lógica sanitaria pero rindíendose al placer de estar más calentitos porque obviamente las colas eran a plena calle (nada de adentro del Banco: vade retro virus gripal A!)
... y tantas otras postales urbano-bancarias, llenas de simpatía.

Si me mandan al banco voy ... contento?

2 comentarios:

Verónica Molina dijo...

Al único banco que iría yo contenta es al banco de suplentes... porque no me gustan los deportes de alto riesgo, ni de riesgo medio, te diría.

Y veo que ir al banco es un deporte de alto riesgo. Tenderé a evitarlo, como a la gripe porcina, el exceso de café de máquina y las discusiones por conseguir monedas. Haya paz.

Anónimo dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.